MUSICURIOSIDADES

Gram Parsons, el auto denominado creador del country-cósmico, fue uno de los grandes ídolos de Enrique. Compartía además con él bastantes rasgos de su carácter: la adicción a la heroína y el alcohol, la autodestructividad, la melancolía, y una cierta ansiedad por vivirlo todo y vivirlo deprisa (de Gram Parsons llegó a decir Emmylou Harris, su musa y amante, que había muerto tan joven porque “la llama que alumbra el doble se consume el doble de rápido”). Parsons fue, ciertamente, uno de los creadores del llamado country-rock, revolucionando la última época de los Byrds con sonidos cada vez más alejados de lo pop o de lo psicodélico. Esta labor de renovación del género la completó con su nuevo grupo (formado en gran parte con gente que venía de otros grupos de corte similar, como Chris Ethridge o Chris Hillman…) y, después, durante su breve carrera en solitario.

El mini elepé que abre la segunda etapa de Los Secretos (“El primer cruce”, 1986) está evidentemente muy en deuda con Gram Parsons y con el sonido de los Flying Burrito Brothers. Su secuela (llamada “Continuará”, y publicado un año después) debería haber seguido por ese mismo camino, pero una gestación plagada de problemas (una producción tacaña, a pesar del éxito del anterior elepé, o unos arreglos demasiado atentos a las hoy trasnochadas modas de la época) echó a perder el que, en cuanto a las canciones que contiene, es uno de los mejores trabajos de Los Secretos. Compárese, si no, la versión de este “No digas que no” del álbum “Continuará” (con esa voz que parece venir del fondo de un embudo y esa batería sobredimensionada) con la de Los Problemas (limpia, nítida, acústica).

Esta canción, ya digo, es en realidad una de las pocas que mantiene el espíritu del álbum anterior. En realidad debería considerarse una versión bastarda del “Hickory wind” de Gram Parsons, por más que los créditos señalen como autor a Enrique Urquijo. “Hickory wind” fue publicada en “Sweetheart of the rodeo” (The Byrds, 1968), y se dice que la mismísima Emmylou Harris dedicó esta canción a Enrique (que solía también cantarla cuando se encontraba relajado y entre amigos) en el concierto que ella dio en Vitoria el 28 de mayo de 1984.

Otras canciones de la página que te pueden interesar:

Visita a nuestro canal de YouTube donde podrás ver todos nuestros tutoriales.

LOS SECRETOS – NO DIGAS QUE NO

Por todo el camino de mi barrio a tu barrio,
cómo convencerte venía pensando.

Nunca se recibe sin dar nada a cambio,
yo daría mi vida por dormir en tus brazos.

No digas que no, no soy un extraño,
no puedo volver y estoy tan cansado.

No soy el mejor, eso está muy claro,
no digas que no, estoy en tus manos.

No digas que no, no soy un extraño,
no puedo volver y estoy tan cansado.

No soy el mejor, eso está muy claro
no digas que no, estoy en tus manos.